¿POR QUÉ APARECEN LAS VÁRICES? CAUSAS, SÍNTOMAS Y TRATAMIENTOS


La aparición de esas pequeñas venas o “arañitas” como también suelen llamarse, son generadas por varios factores, tanto genéticos como adquiridos. ¿Cómo puedo evitarlas? ¿Qué tratamientos existen? A continuación te contamos todo lo que necesitas saber sobre ellas.


Las llamadas “várices” o “venas varicosas” son propias de una insuficiencia venosa crónica, es decir, venas que se hinchan a causa de una acumulación de sangre anormal, debido a la debilidad de las paredes o válvulas de las venas. Esto provoca que se ensanchen, no cumpliendo adecuadamente su función de transportar la sangre hacia la dirección del corazón y generando que se acumule más fácilmente en las venas, sobre todo cuando una persona permanece mucho tiempo de pie.

Por lo general, las várices aparecen principalmente en las piernas, justo en la parte posterior de las rodillas o en las pantorrillas y se ven comúnmente más en mujeres que en hombres. Sin embargo, también pueden aparecer en otras partes del cuerpo o durante el embarazo.

Si bien las várices son muy comunes, hay que poner atención cuando la persona es mayor, no hace ejercicio constantemente o sufre de obesidad.


SÍNTOMAS

Las manifestaciones más comunes son:

  • Pesadez de piernas.
  • Aparición de varices con venas visibles.
  • Edema.
  • Hinchazón.
  • Aparición de dolor.
  • Calambres.
  • En fases más más avanzadas de la enfermedad pueden aparecer úlceras venosas, dermatitis (oscurecimiento de la piel) o sangrado.


¿CÓMO PUEDO EVITAR LAS VÁRICES?

Siempre es recomendable realizar algún tipo de actividad física durante el día, como caminar o elevar las piernas al descansar, mantener un peso adecuado y evitar cruzar las piernas al sentarse para una adecuada circulación sanguínea.

Además, se debe procurar usar ropa más bien holgada, no apretada, así como también evitar tramos largos estando de pie. Sin embargo, cuando las várices comienzan a presentar dolor constante es recomendable acudir al médico para seguir un tratamiento.


¿CUÁLES SON LOS TRATAMIENTOS PARA LAS VÁRICES?

Existen distintos procedimientos dependiendo del problema a tratar, entre ellos:

  • Escleroterapia: En este tratamiento se utilizan inyecciones con una pequeña aguja muy fina, la que a través de una solución química mejora la apariencia estética de las venas o “arañitas”, las pequeñas várices en las piernas y alivia síntomas como dolor, hinchazón y calambres.
  • Extirpación de venas varicosas: Es la cirugía para extirpar venas varicosas de las piernas. Se utiliza para extraer o ligar una vena grande en la pierna llamada vena safena superficial.
  • Flebectomía de várices: Es un procedimiento mínimamente invasivo que utiliza una pequeña aguja para extirpar várices que se encuentran justo por debajo de la superficie de la pierna.


¿Necesitas más información? Agenda tu hora aquí.

REJUVENECIMIENTO DE MANOS: DILE ADIÓS A LAS VENAS PROMINENTES


Algunas personas suelen tener en el dorso de sus manos venas muy sobresalientes y con un aspecto quizás no muy agradable. Venas que no precisamente se tratan de várices o de algún tipo de patología en general, y que comúnmente son más notorias en pieles claras. ¿Cómo resolver este problema? A continuación te contamos.

Con el paso del tiempo o por factores genéticos, las manos y especialmente el dorso de ellas comienzan a tomar un aspecto muy envejecido con la edad, incluso en mujeres relativamente jóvenes. Las venas se hacen prominentes y se generan surcos intermetacarpianos, generando un aspecto poco estético y saludable. Las manos comienzan a verse muy flacas o “huesudas”, con venas más anchas y muy notorias.

Para ello, el cirujano y Flebólogo de Clínica La Parva, Dr. Alejandro Cabrera, quien cuenta con una destacada y larga trayectoria en Flebología, ofrece uno de los tratamientos más eficaces para tratar este problema: el “rejuvenecimiento de manos”.

El procedimiento es llamado técnicamente como Escleroterapia Química de las venas del dorso de las manos. Este tratamiento consiste en introducir inyecciones de una sustancia química (esclerosante) que las sella y por ende, se vuelven más imperceptibles.

La inyección es indolora, ya que se realiza bajo un sistema moderno llamado Cooler de aire frío, que enfría la piel y la hace insensible. Toma aproximadamente 15 minutos y es totalmente ambulatoria.

Posteriormente a la inyección, se pone una especie de parche acolchado en el dorso de la mano, no un vendaje. Así, la mano queda útil para actividades habituales, sin embargo, se recomienda no realizar ejercicio físico con las manos tras la intervención. A las 48 hrs. se puede extraer este «semivendaje» y puede utilizar sus manos con total normalidad y sin dolor o molestias.

Generalmente se debe realizar una mano primero y en un par de días después, la otra. Los beneficios de la  escleroterapia es que no es tan invasiva como una cirugía, no requiere una estadía en el hospital y permite un regreso rápido al trabajo y a las actividades cotidianas. Además, la escleroterapia puede reducir los síntomas y mejorar el aspecto de la piel.



¿Te interesa saber más detalles? Agenda una evaluación aquí.

DÍA MUNDIAL SIN TABACO: ¿DE QUÉ FORMA LA NICOTINA AFECTA EN UNA CIRUGÍA PLÁSTICA?


Este 31 de mayo se conmemora el Día Mundial sin Tabaco con el fin de recordar los efectos negativos para la salud que se asocian a éste. Si bien, los pulmones son los principales órganos comprometidos con el consumo del cigarrillo, la nicotina también afecta enormemente en la calidad de la cicatrización tras una intervención quirúrgica. Por lo que si quieres prontamente someterte a una cirugía, pon atención al siguiente  artículo.


En primera instancia, es normal que ante una evaluación previa el cirujano plástico a cargo recomiende al paciente suspender el hábito de fumar, tanto para el preoperatorio como para el postoperatorio. Sin embargo, lo que también se debe considerar es que el tabaco no sólo está presente en el cigarrillo, si no también en otras fuentes sustitutas, como el tabaco de mascar o cigarrillos electrónicos.

Tal vez algunos creerán que se trata sólo del humo que emana el cigarrillo el que podría ser potencialmente dañino, sin embargo, es el compuesto en común de estos productos el que resulta más perjudicial: la nicotina.

¿POR QUÉ LA NICOTINA ES DAÑINA EN UNA CIRUGÍA PLÁSTICA?

El alquitrán y nicotina, entre otros compuestos ingeridos al fumar, pueden incrementar el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, pulmonares y de cicatrización.

Comúnmente aquellas personas que fuman constantemente, tienden a tardar más tiempo en curar alguna herida o corte que hayan sufrido y la calidad de su cicatrización tampoco es del todo óptima. Lo mismo ocurre con una operación.  

Según varios estudios e investigaciones al respecto, se ha determinado que la nicotina produce el estrechamiento de los vasos sanguíneos, y por consiguiente, los tejidos tienen más dificultad para recibir oxígeno de la sangre, afectando directamente en la recuperación de la persona. Incluso, se corre el riesgo de que el tejido pueda necrosarse y convertirse en piel muerta.

¿CUÁLES SON LOS PROBLEMAS QUE CAUSA LA NICOTINA TRAS UNA INTERVENCIÓN?

  • Cicatrización de mala calidad, con cicatrices anchas y gruesas.
  • Formación de coágulos.
  • Se ha demostrado que la nicotina también causa que los pacientes tengan menor resistencia al dolor, y que por ende, la anestesia no sea tan efectiva.
  • Enfermedad coronaria, como dolor en el pecho y ataques cardíacos.
  • Presión arterial alta.


Si bien cada caso debe ser evaluado por el médico responsable, quien resolverá cuánto tiempo es el necesario que se debe considerar para abandonar el tabaco, lo más recomendable es dejar de fumar al menos 2 a 6 meses antes de la operación. Lo mismo durante el postoperatorio, en donde lo recomendable es abstenerse al menos un mes a 6 semanas, para obtener óptimos resultados en la cicatrización y en la curación de la intervención.

¿Cómo cuidar tu piel en otoño? CONSEJO 3: UTILIZA PROTECTOR SOLAR

Siempre hemos creído que el protector solar se debe ocupar sólo en verano o cuando vamos a la playa para evitar las quemaduras del sol. Sin embargo, ante el cambio climático y con los peligros que pueden provocar los rayos UV, esto ya parece sólo un mito. El protector solar debes aplicarlo durante todo el año, aunque parezca extraño, hasta en los días nublados. ¿La razón? Te la contamos a continuación.

Utilizar este producto de manera constante, trae consigo varios beneficios que quizás no conocías. Por un lado, el protector solar evita el fotoenvejecimiento de la piel, así como también previene la aparición de manchas o pecas, y que la piel se reseque o se produzcan escamas. Por ello, es recomendable que lo apliques sobre tu rostro todos los días por la mañana, como una rutina sagrada, idealmente antes de emplear una base de maquillaje sobre tu piel, para que la proteja de los rayos solares.

Es necesario tener en cuenta que debido a lo expuesta que está la piel de nuestro rostro, se debe emplear un factor de protector solar alto, idealmente factor 50, ya que es la zona que se broncea con mayor facilidad que el resto del cuerpo y necesita más protección. Debes retocar entre 2 y 3 veces al día. Además, debes considerar que si trabajas durante gran parte del día frente a un computador, la luz de las pantallas también pueden provocar manchas, al igual que los celulares y las luces de interior, por lo que también debes aplicarte protector solar. Procura utilizarlo tanto en el rostro como en tus labios.

Otro de los grandes beneficios del uso del protector solar, además de los cuidados estéticos, es que ayuda a prevenir la aparición de cáncer en la piel, por lo que utilizarlo diariamente puede disminuir su riesgo y nos hace menos propensos a padecer signos de envejecimiento prematuro de la piel. Una combinación perfecta que debes incorporar para tu cuidado.

¿Y qué debo hacer si me maquillo? ¡Revisa nuestro cuarto consejo!

¿Cómo cuidar tu piel en otoño? CONSEJO 2: ¡EVITA DUCHAS CON AGUA MUY CALIENTE!

Ducharse durante largos minutos bajo el agua caliente por las mañanas es casi un placer culpable, ¿o no? Nos relaja al punto de que queremos permanecer ahí por horas, más cuando nos quita el frío al levantarnos. Sin embargo, y a pesar de la rica sensación que nos genera, el agua caliente no es tan amigable como parece con nuestra piel. Si gustas de las duchas calientes, ojo con este nuevo consejo que te damos.

Como ya vimos en el consejo anterior, el agua, por esencia, siempre va a ser favorable para nuestro organismo. Por eso, no confundas tomar mucha agua (ya sea caliente o fría) con la temperatura del agua que dejas escurrir sobre tu piel.

Si bien, el agua un poco más caliente sirve para abrir nuestros poros y eliminar las células muertas, a una alta temperatura podría generar mayor resequedad en tu piel. Es por ello que nuestros especialistas en Dermoestética recomiendan usar agua tibia o fría para un óptimo cuidado. Utilizando una temperatura más baja, evitamos que la dermis quede más seca y además, ayudamos a cerrar de mejor manera nuestros poros. Para ello, también puedes dejar correr un poco de agua fría o tibia sobre toda tu piel antes de terminar tu ducha y notarás cómo se siente más firme. Así que ojo, si adoras ducharte con agua casi hirviendo, más vale comenzar a bajar la temperatura si quieres mantener tu piel en buenas condiciones.

Otra de las recomendaciones que debes tener en cuenta mientras estás bajo la ducha, es evitar el excesivo uso de jabones. Claro, a veces dejan nuestra piel tan tersa que nos encanta aplicarlos en abundancia. Pero, como bien dice el dicho, todos los excesos son malos y con los jabones no hay excepción. Abusar de su uso podrían también generar resequedad en tu piel, por ello, te recomendamos que en su lugar utilices geles o aceites de baño, que mantendrán tu piel más hidratada. ¿Y qué hacer después de la ducha? Lo recomendable es tratar de no frotar tu piel muy fuerte con la toalla y si utilizas secador de pelo, procura que sea con aire tibio y a una distancia prudente de tu cara.

¿Y qué debo aplicar en mi rostro antes de salir a la calle? ¡Continúa revisando nuestro siguiente consejo!

¿Qué hago si tengo problemas sexuales? Las dificultades que pocas mujeres confiesan

Muchas veces por miedo o por tabúes sociales, hablar sobre nuestra sexualidad o los problemas que podamos tener en torno a ella, se transforma en un callejón sin salida; no sabemos a quien acudir ni cómo solucionarlos. Por ello, la Dra. Sofía Femopase, ginecóloga y sexóloga de Clínica La Parva, nos cuenta cuáles son las preguntas más frecuentes y cómo abordarlas correctamente para que no se conviertan en un problema a largo plazo.

En primera instancia debemos aclarar que, cuando hablamos de sexo, no nos referimos simplemente a los genitales o a la reproducción, y que el sexo propiamente tal no enferma. Todos somos sujetos sexuados, hombres y mujeres, y como tal, nos sexuamos en un continuo. Es nuestra biografía que se va construyendo día a día, en conjunto a nuestra historia, nuestro estilo de vida, nuestras relaciones, nuestra idiosincrasia y la sociedad en que vivimos.

Por ello, es importante saber que desde la sexología el sexo es considerado como un valor -el cual debemos cultivar-, y que no hay patologías relacionadas al mismo, sino dificultades comunes que suelen surgir en un determinado momento.

Sin embargo, existen aspectos físicos que sí pueden generar una dificultad que antes no teníamos, como por ejemplo, alguna lesión genital que genere dolor o alteración de la sensibilidad, influyendo indudablemente en nuestra sexualidad. Otras veces también se ha resuelto una patología física o genital, pero no se ha podido mejorar la respuesta sexual. Esto suele ocurrir debido a que tiende a confundirse el sexo con los genitales y pensamos que con el simple hecho de que éstos estén sanos vamos a tener buena respuesta sexual. Si bien los genitales sienten, así como otras zonas erógenas del cuerpo, es el cerebro el que le da sentido a esas sensaciones y las interpreta como placenteras o no.

Por lo tanto, es tan importante la capacidad de sentir físicamente el estímulo placentero como de codificarlo como tal. Si logramos mediante algún tratamiento tener una sensibilidad adecuada o quitar la sensación de dolor que se había generado, el paso que sigue es demostrarle al cerebro que aquello ha cambiado y que ahora la sensación que nos va a generar el encuentro va a ser positiva.

“Cuando se presenta alguna dificultad sexual debemos trabajar sobre ello para evitar que nuestros encuentros eróticos sean negativos y generen disminución del deseo, la satisfacción y excitación, afectando a largo plazo nuestra calidad de vida”, señala la doctora Sofía Femopase, ginecóloga y sexóloga de Clínica La Parva. “Hay muchos factores que van a condicionar e influir en los encuentros eróticos entre dos personas, factores que son individuales y otros que se construyen en pareja. Una de las dificultades más comunes es la falta de comunicación, o la mala información que va a determinar que estos encuentros no sean satisfactorios. Por eso debemos dejar de lado las ¨normas¨ impuestas y construir en pareja un propio ¨arte de amar¨”, aclara.

¿Cómo superar las preocupaciones sexuales?

Cuando entendemos que los genitales son sólo los encargados de percibir los estímulos y que es el cerebro quien les da sentido a los mismos generando las emociones, vamos a condicionar nuestra respuesta sexual y consecuentemente el encuentro erótico con nuestra pareja.

Según explica la doctora Femopase, cuando se habla de sexualidad comienzan a surgir preguntas y respuestas que muchas veces no son correctamente abordadas, como por ejemplo: ¿Cuánto debe durar un encuentro erótico? ¿En cuánto tiempo debe excitarse una mujer y un hombre? ¿Cuál es el número de encuentros eróticos que una pareja debe tener? Sin embargo, no existen respuestas predeterminadas.

“Son preguntas que a diario se hacen las personas y que muchas veces por no encontrar una respuesta o por ser ésta errónea, les generan mucha angustia. Para evitar caer en eso, necesitamos entender que cada encuentro es único, que depende de sus participantes y que hay muchos factores que juegan un rol importante en ese momento”, señala la ginecóloga y sexóloga. “Hay personas que sí cuentan con herramientas para superar esa dificultad y otras que, al no poder solucionarlo por cuenta propia, necesitan un asesoramiento sexológico para lograrlo”, afirma.

Sin embargo, la doctora Sofía Femopase, señala que: “si la dificultad se origina en aspectos físicos (como cicatrices genitales, atrofia genital, alteraciones de la anatomía que generan dolor, etc.), lo ideal sería corregirlos primero y luego ver si es necesario o no el manejo sexológico”. Además, la doctora hace énfasis en la importancia de siempre cuidar y conocer nuestro cuerpo, informarnos correctamente, eliminar los tabúes sobre el sexo y fundamentalmente tener una óptima comunicación con nuestra pareja, para así evitar preocupaciones mal fundadas y tener una salud sexual sana y responsable.

Pequeñas várices y arañitas vasculares: ¿Cómo eliminarlas sin cirugía?

Escleroterapia es el nombre de una novedosa técnica que además de mejorar el aspecto de la piel, reduce los síntomas molestos como el dolor o la hinchazón. En este artículo te contamos en qué consiste este tratamiento, por qué aparecen las várices y cómo podemos mejorar nuestro hábitos.


Las várices no sólo pueden acomplejarte a la hora de mostrar las piernas, sino que pueden llegar a ser muy dolorosas y molestas. Y si su evolución no es buena, pueden llegar incluso a provocar un problema vascular. En Clínica La Parva tenemos un tratamiento para eliminar pequeñas várices y arañitas vasculares llamado Escleroterapia, es un procedimiento ambulatorio y muy simple.

Esta técnica consiste en la inyección de un líquido esclerosante directamente a las várices para que se disuelvan. De esta forma puede mejorar la apariencia de las arañas vasculares, tratar pequeñas várices en las piernas y aliviar síntomas asociados, como dolor, ardor, hinchazón leve de los tobillos y los pies, calambres nocturnos, piernas cansadas y picazón.

EL TRATAMIENTO

La Escleroterapia consiste en la fibrosis y desaparición del vaso mediante la inyección de espuma de Polidocanol o de Glicerina Crómica en las venas varicosas y arañas vasculares,, que literalmente secan estos capilares venosos dilatados, logrando que desaparezcan.

A medida que se inyecta esta solución en las venas varicosas y arañas vasculares, se sienten pequeños pinchazos de aguja y posiblemente una suave sensación de ardor. El número de venas tratadas en una sesión varía,  y depende del tamaño y lugar donde se encuentren.

Es necesario tener en cuenta que cuando las venas son muy gruesas y dilatadas este tratamiento no es efectivo y se tiene que recurrir a la cirugía para tratarlas.

El Dr. Mario Del Río, médico cirujano de Clínica La Parva, señala que “por lo general los resultados finales se podrán observar después de tres a seis semanas. Las venas más grandes pueden tardar entre tres y cuatro meses . Sin embargo, se necesitan varios tratamientos para lograr resultados”.

Los estudios de Escleroterapia indican que tienen una tasa de éxito global de aproximadamente 50 a 80 por ciento en la eliminación de las venas tratadas.

¿POR QUÉ APARECEN LAS VÁRICES?

Las venas varicosas son venas hinchadas, retorcidas y dolorosas que se han llenado de sangre. En la mayoría de los casos aparecen en las piernas. Frecuentemente sobresalen y son de color azul. Son más frecuentes en mujeres y generalmente en personas mayores de 40 años. Existen dos componentes que las causan: uno genético y otro de hábitos de vida.

Se localizan principalmente en las extremidades inferiores porque es la parte del cuerpo con mayor dificultad para el retorno venoso. En las várices aparece un fallo en el sistema de las válvulas que ayudan a que la sangre suba por la pierna y no vuelva a bajar.  Dejan de funcionar las válvulas en el interior de las venas que direccionan el flujo de sangre, permitiendo y ayudando a que fluya desde las extremidades hacia el corazón.

Cuando estas válvulas no funcionan de manera adecuada, la sangre no migra normalmente al corazón, acumulándose en las venas de las piernas y provocando que éstas se dilaten.

Facilitan su aparición el embarazo, sedentarismo, obesidad, tabaquismo, trabajos que se tenga que permanecer de pie, tratamientos con hormonas, estreñimiento, tromboflebitis, válvulas congénitamente defectuosas o el consumo de pastillas anticonceptivas.

Se presentan de diferentes formas:

Las telangiectasias. Popularmente conocidas como “arañas vasculares”, son las más superficiales y más finas. Pueden adoptar varias coloraciones, normalmente azules, violáceas o incluso rojas. No suelen dar ningún síntoma.

Venas reticulares. Son de diámetro medio, de color verde-azulado y se transparentan a través de la piel. Pueden producir molestias pero raramente se complican.

Várices tronculares. Son las de mayor tamaño, con dilataciones prominentes y sobreelevadas que se hacen más evidentes cuando se está de pie. Producen insuficiencia venosa y pueden complicarse provocando una tromboflebitis y a la larga favorecen la aparición de trastornos en la piel (úlceras, fibrosis, cambios de coloración).

EL DIAGNÓSTICO

Las várices o venas varicosas son dilataciones de las venas de la circulación de retorno. Aunque con frecuencia aparecen en las piernas, donde son más visibles, también pueden darse en otras partes del cuerpo. Estas venas pueden evolucionar hasta ya no cumplir su función y llegar a provocar una insuficiencia venosa.

El Dr Del Río explica que “la sintomatología que pueden presentar es dolor, piernas pesadas, aparición de más venas superficiales, edema en los tobillos, alteración del dolor de la piel más oscurecida, enrojecimiento, sequedad y picor”.

Agrega que “el diagnóstico de las várices y arañas vasculares se determina con el cuadro clínico y el examen físico de piernas y pies. El paciente se debe realizar un examen llamado Eco Doppler Venoso, el que permite confirmar el diagnóstico y determinar la causa y extensión del problema. Este estudio ayuda a realizar un mapeo del sistema venoso y sus zonas afectadas”.

¿CUÁLES SON LOS RIESGOS?

Cualquier procedimiento en el cual se penetra la piel conlleva un riesgo de infección, formación de coágulos sanguíneos, inflamación severa, reacciones alérgicas adversas a la solución esclerosante, pigmentación en la zona tratada, burbujas de aire y lesiones en la piel (llagas pequeñas) que pueden dejar una cicatriz pequeña pero permanente. Si estás embarazada o amamantando, los médicos recomiendan que esperes para realizar este tratamiento.

MEJORA TUS HÁBITOS

Los hábitos pueden hacer que nos salgan várices en mayor o menor medida al margen de nuestra herencia genética. Se recomienda evitar alimentos que provoquen retención de líquidos o dilaten las venas, como la sal, las grasas saturadas, el picante, el alcohol, café, tabaco, chocolate,

Para evitar la progresión de las várices si ya han aparecido es importante evitar el estreñimiento, realizar ejercicio, reducir la ingesta de sal, realizar duchas de agua fría en las piernas, hacer ejercicios con los pies como caminar de puntillas, evitar el uso de tacones altos, la exposición solar y el exceso de peso, usar medias de compresión o recurrir a masajes circulatorios.

¡Reafirma, modela y levanta tus glúteos!

En Clínica La Parva tenemos desde un innovador tratamiento no invasivo efecto push up, hasta cirugías como la lipoinyección y gluteoplastía que te ayudarán a levantar, endurecer y modelar estos difíciles músculos, cuyos cambios tardan en aparecer más que en ninguna otra zona del cuerpo.

A un buen número de mujeres les preocupa el aspecto de sus glúteos. Y es que es una zona considerada extremadamente sensual que adquiere especial relevancia durante los meses de verano.

Desafortunadamente, los glúteos de las chilenas en comparación al de la mayoría de las latinoamericanas, no son de los más prominentes. El Dr. Pedro Vidal, cirujano plástico de Clínica La Parva, afirma que “el tamaño y forma de los glúteos dependen de factores genéticos y raciales que determinan la prominencia de los músculos, el contenido de grasa y la forma de la pelvis. La práctica de ejercicio localizado incrementa el volumen muscular y mejora su aspecto. Con el paso de los años las fibras que conectan piel y músculos se vuelven más laxas, lo que unido a la gravedad genera flacidez en la zona”

Existen distintos tratamientos para levantar, reafirmar y modelar el trasero. Si la persona genéticamente tiene poca musculatura glútea y no es una buena candidata para realizarse un tratamiento no invasivo, puede optar por una intervención quirúrgica como la gluteoplastía de aumento o lipoinyección de glúteos.

Siempre antes de tomar la decisión de qué tratamiento realizarte para aumentar el trasero, debes someterte  a una evaluación previa para elegir la opción más adecuada.

TRATAMIENTO PUSH UP NO INVASIVO

En Clínica La Parva tenemos un tratamiento en el cual se utilizan unas copas de gran tamaño donde por medio de la succión se levantan y modelan los glúteos. Este tratamiento se realiza en combinación con la técnica de electroestimulación muscular de Corrientes Rusas.

En la actualidad es el tratamiento no invasivo más utilizado para mejorar la flaccidez y el modelamiento de los glúteos, logrando un efecto push-up.

Para saber si la persona es apta para el procedimiento debe asistir a una evaluación previa, ya que no todas las personas son candidatas a obtener un buen resultado. La flaccidez de piel, cantidad de masa muscular en el glúteo, nivel de actividad física, antecedentes de ciertas enfermedades entre otros, son antecedentes a considerar dentro de la evaluación.

El procedimiento en total dura 60 minutos aprox. y deben realizarse alrededor de 10 sesiones 2 veces por semana.  Los resultados visibles se pueden ver desde la primera sesión.
Para mantener el tratamiento se recomienda el  fortalecimiento de la musculatura glútea y una dieta enfocada a mantener la masa muscular.

Agenda tu evaluación gratuita aquí…

CIRUGÍA

Ahora si la persona genéticamente tiene poca musculatura glútea y no es una buena candidata a tratamientos no invasivos, puede optar por un procedimiento integral para mejorar el aspecto y aumento de glúteos (más info) que incluye una liposucción con inyección de parte de la grasa extraída y luego, pero dentro del mismo acto operatorio, se colocan las prótesis glúteas. Las prótesis son hechas de gel de silicona cohesivo, de excelente calidad y en general no requieren ser reemplazadas.

ACTIVIDAD FÍSICA Y ALIMENTACIÓN

Entrenadores, kinesiólogos, nutricionistas y cirujanos plásticos aseguran que con un programa de deporte sistemático bien ejecutado, respaldado con una correcta alimentación, es posible conseguir cambios radicales en el trasero de cualquier mujer, sin importar la edad.

Johanna Moreno, kinesióloga y profesora de educación física de Clínica La Parva señala que “el trasero se cae por la falta de tono muscular en los glúteos, pasar mucho tiempo sentada y sin actividad física. Además influye la contextura física propia de cada mujer que puede generar mayor tendencia a la flaccidez de la piel”.

  • Realiza actividad física que involucre trabajo muscular del glúteo, como caminar, trotar, subir y bajar escaleras.
  • Realiza fortalecimiento muscular localizado de glúteos, como sentadillas peso frontal, estocada inversa, etc…
  • Tratamientos de estimulación de colágeno para mejorar la flaccidez de la piel.
  • Mejora tu dieta; consume alimentos bajos en sodio, aumenta el consumo de proteínas y carbohidratos bajos en grasas. Elimina frituras y cualquier tipo de snacks altos en grasas y azúcares.