Aumento de glúteos

Los glúteos son parte muy importante de la sensualidad y aspecto físico femenino y masculino ya que están asociados en nuestro subconsciente a vitalidad y buena salud. Durante la juventud son turgentes y habitualmente redondeados.

Hay personas que nacen con glúteos más llamativos por poseer músculos prominentes o más grasa, otras que por razones genéticas tienen menos desarrollada la musculatura de la zona, algunas tienen los huesos de la pelvis aplanada, lo que hace que las partes blandas no luzcan. Aquellos que hacen ejercicio frecuente, en particular sentadillas, caminatas y ciclismo, incrementan el volumen muscular y mejoran mucho su aspecto posterior. Los glúteos más bonitos son aquellos que están en armonía con el resto del cuerpo. Ni tanto ni tan poco.

Con el tiempo, las fibras que conectan piel y músculos se hacen más laxas, la turgencia se va perdiendo y el efecto de la gravedad también hace su parte, y en la mayoría de los humanos el sedentarismo y obesidad hace que se deposite más grasa, con los años vamos usando cada vez menos la musculatura, lo que junto a la flaccidez produce un aspecto triste y poco atractivo.

La forma de los glúteos depende de varios factores: racial, la herencia genética y familiar, de la cantidad de grasa acumulada, la estructura ósea, pero lo más importante es el ejercicio rutinario que se practica y finalmente da la forma del cuerpo. Son pocas las afortunadas personas que están contentas con el aspecto natural de sus glúteos. Unas quieren más, otras desean menos pero parece que la mayoría de las mujeres y muchos hombres quisieran remodelar su trasero.

AUMENTO DE GLÚTEOS POR REMODELACIÓN Y LIPOINYECCIÓN
(No apto para fumadores)

Notar que la Remodelación Glútea es diferente de Lipoinyección Glútea aunque son frecuentemente confundidos y malentendidos.

La Remodelación glútea mediante lipoescultura con inyección es un procedimiento cuyo objetivo principal es mejorar el aspecto glúteo, implica que la paciente está anestesiada, adecuadamente marcada, boca abajo. Se inicia con una lipoaspiración posterior, que puede incluir dorso, muslos, entrepiernas y glúteos, y luego parte de la grasa aspirada, es decantada, se centrifuga, en ocasiones cuando es requerido se realiza un tratamiento específico para enriquecerla en células madre. Finalmente se inyecta con particular cuidado dando forma al glúteo, y con frecuencia se asocia a lipoescultura de las caderas. Es una operación detallista, algo lenta y produce muy buen resultado en pacientes que no han sido ni son fumadores. Ocasionalmente incluso se puede repetir, programando operaciones seriadas, a los seis meses o un año para mejorar los resultados estéticos.

La inyección seriada de grasa es nuestra primera preferencia para la mayoría de las pacientes, y puede producir un resultado espectacular, del todo similar a las prótesis, aunque puede requerir dos operaciones separadas por seis a doce meses.

Para mantener los buenos resultados en el tiempo, es indispensable la actividad física constante, idealmente caminatas regulares y sentadillas, reforzando la musculatura glútea, una dieta sana y jamás fumar.

La inyección de grasa en el glúteo, por el contrario, es un procedimiento menor, puede ayudar a mejorar el aspecto de los glúteos al aumentar su volumen. Generalmente no es un procedimiento aislado, sino más bien un complemento en liposucciones corporales y ocasionalmente en una liposucción o abdominoplastía, en que la paciente está boca arriba, pero al final del procedimiento un ayudante levanta un muslo y el cirujano puede inyectar una cierta cantidad de grasa en el glúteo.

Dado que la paciente está boca arriba, y el glúteo se encuentra en contacto con la mesa quirúrgica, no es posible hacer una remodelación glútea, por que ello implicaría dar vuelta a la paciente, y toda una operación diferente. A pesar de esto, la grasa extraída es purificada y parte de ella reinyectada en las partes de los glúteos donde es necesario aumentar el volumen, dando así discretamente más tonicidad, turgencia, altura y firmeza. El efecto de la inyección de grasa en la parte superior de los glúteos puede ser una gran ayuda estética. Esta técnica es muy útil para corregir discretas deformidades e irregularidades bajo la piel y mejora moderadamente la celulitis o piel de naranja. El porcentaje de reabsorción de grasa es variable, pero en personas que no han sido fumadores, es del orden del 15-20 %, y en los que fuman, puede ser casi el total.

En pacientes no fumadores con autotransplante de grasa, se obtiene buenos resultados y duraderos en el tiempo. Hay una pequeña proporción de la grasa inyectada que se absorbe, pero la mayoría de ésta permanece en el tiempo.

¿CUÁNTO TIEMPO DEBE ESTAR SIN FUMAR ALGUIEN PARA REALIZARSE UNA CIRUGÍA GLÚTEA CON GRASA PARA HACERLA MÁS EFECTIVA?

  • Se sugiere 8 a 10 semanas ANTES de su cirugía y al menos 12 MESES después de la operación.
  • Sin fumar significa no fumar, la indicación es muy clara en incluye a los que son fumadores pasivos.

AUMENTO GLÚTEO CON PRÓTESIS

Para aumentar los Glúteos más pequeños la intervención quirúrgica consiste en poner un implante de silicona e inyectar grasa de la misma paciente como autotransplante. El objetivo es obtener una curvatura y volumen adecuados con implantes de silicona diseñados especialmente para glúteos. Casi siempre se obtiene el mejor resultado además haciendo lipoescultura e inyección de grasa durante la misma cirugía.

Los implantes serán sometidos a los esfuerzos normales de la vida diaria, como sostener el peso de nuestro cuerpo al dormir, esfuerzos de caminar o correr. Las prótesis actuales han sido diseñados ergonométricamente, con gran resistencia, tanto de su cobertura como del contenido.

La cirugía se realiza bajo anestesia, y a veces un catéter epidural para el manejo de las molestias del postoperatorio. La operación dura unas dos horas y puede requerir de dos o tres noches de hospitalización, dependiendo de la evolución de la paciente. Con cierta frecuencia se usan drenajes para evitar la acumulación de líquidos en la cavidad.

Hay múltiples variaciones de la técnica quirúrgica, el implante se pone dentro las fibras musculares o casi bajo ellas, en la parte alta del glúteo. La cicatriz queda en la línea media y habitualmente es poco visible aunque eso dependerá de sus características genéticas. En la gran mayoría de los casos el resultado es excelente y en muchos casos se combina con lipoescultura de la zona, para dejar un contorno más armónico.

RIESGOS DE LAS GLUTEOPLASTÍAS

Si la intervención es realizada por un Cirujano Plástico bien calificado, lo probable es que su operación y recuperación post operatoria no tengan inconvenientes. A pesar de esto, aún en circunstancias ideales, pueden desarrollarse complicaciones, que son más frecuentes que las de otras cirugías plásticas y estéticas. Además de los riesgos generales de cualquier operación (Ver Capítulo “Riesgos”), hay algunos relacionados específicamente con el Aumento Glúteo con prótesis. Las complicaciones más frecuentes y específicas de esta cirugía son solucionables.

Una paciente que se somete a una operación de este tipo debe comprender que podría requerir procedimientos adicionales para mejorar los resultados y/o la cicatrización producida por ella. He operado muchísimas pacientes de aumento glúteo con prótesis con complicaciones en menos del 4 % de ellas, esto corresponde a menos de la mitad que en grandes centros de cirugía plástica del mundo, debido al enorme cuidado y preocupación que ponemos a cada paso, precisamente para evitar la contaminación por gérmenes.

Infección. La complicación más frecuente es la infección de las prótesis debido a la cercanía de la incisión con la zona anal. Los pacientes reciben tratamiento con antibióticos y puede agregarse algún tipo de preparación digestiva, como dieta baja en residuos durante pre y postoperatorio, pero a pesar de esto algunos pacientes sufren infección. La cercanía del esfínter anal con la incisión aumentan las posibilidades de infección por gérmenes fecales, y tiene una frecuencia descrita en estudios de aproximadamente 10 %. Si la infección no responde al tratamiento con antibióticos, la paciente debe ser llevada al pabellón para un aseo quirúrgico donde su médico realizará una limpieza quirúrgica profunda general de la zona y eventualmente los implantes pueden ser retirados. Es una complicación poco frecuente pero dramática para la paciente, familiares y también para su equipo médi- co. En ese caso fortuito pudiese considerarse intentar poner implantes nuevamente seis meses o un año más tarde. En los últimos 20 años esto le ha sucedido a tres de mis pacientes, dos respondieron perfectamente a antibióticos, y una tercera persona requirió el retiro de las prótesis por la infección severa. Es una posibilidad rara, pero puede suceder.

Desplazamiento de las prótesis. Los implantes pueden desplazarse hacia la parte lateral u otro sector del glúteo, pero debe recordar que ambos glúteos son naturalmente asimétricos, por lo que puede ocurrir que no se haya desplazado, sino que la musculatura subyacente sea diferente. Esta es una complicación muy infrecuente pero debido a que la prótesis está en un lugar en constante movimiento es una pequeña probabilidad que debe considerarse; le ha sucedido a una de mis pacientes, puede intentar corregirse con otras cirugías.

Asimetrías. Todas las personas tienen cierto grado de asimetría de caderas y glúteos, y muchas no lo saben. Dichas asimetrías se intentan igualar, pero no es posible su corrección completa. Puede ocurrir que después de una gluteoplastía persista o incluso con la contracción muscular empeore la asimetría (preoperatoria) inicial. También puede producirse desplazamiento de la grasa inyectada.

Seromas. Son acumulaciones abundantes de líquido semitransparente en el espacio creado para la prótesis. Pueden ser frecuentes. Se presenta como una película o colección de fluido. Puede requerir drenarlo quirúrgicamente si se reproduce en forma crónica en cantidades importantes.

Dolor y molestias crónicas. La cercanía de las prótesis glúteas pueden “irritar“ algunos de los nervios de la zona, y provocar “punzadas” o dolores frecuentes, especialmente en relación con el movimiento y el ejercicio. En general evoluciona por si solo, cuando es severo se trata con ultrasonido, masajes, y kinesiología; si no responde pudiese agregarse algunos medicamentos estabilizadores de membranas, o incluso estabilizadores del ánimo. Son más frecuentes en pacientes que han sido fumadoras, en los con resistencia a insulina, en pacientes con fibromialgia subclínica, en las portadoras de ovario poliquístico, obesidad, y también por motivos desconocidos se asocian a stress psicológico o algunos tipos de depresión. Existen casos rarísimos en que las molestias no desaparecen a pesar de todos los tratamientos, y lo único que se sugiere recomendar es el retiro de las prótesis, aunque esto no garantiza la desaparición de las molestias en forma definitiva.

Hematomas: Un hematoma es una colección de sangre dentro del cuerpo, que se presenta alrededor del implante o en la proximidad de la incisión. Los hematomas grandes pueden necesitar ser evacuados por su médico. Pueden dar síntomas como aumento de volumen y dolor. El consumo de medicamentos anticoagulantes (como la Aspirina, Ibuprofeno, vitamina E, ajo y muchos otros) aumentan este riesgo. Se pueden producir por el simple desgarro de un pequeño vaso sanguíneo dentro de un músculo, durante la cirugía o por un movimiento brusco. Se le produjo a una de mis pacientes.

Cicatrices hipertróficas y queloides. A pesar de los cuidados del cirujano y del paciente algunas personas desarrollan cicatrices notorias, ensanchadas, hundidas y poco estéticas, que ocasionalmente se pueden mejorar con una cirugía.

Embolias y coágulos. Trombosis en las piernas, una complicación muy infrecuente. Se toman todas las precauciones posibles, y usted debe recordar que la coagulación es un fenómeno normal en el cuerpo, lo que hacemos es tratar de evitar un proceso fisiológico. Los que han sido fumadores, quienes toman multivitaminas, anticonceptivos orales y ciertos medicamentos pueden sufrir estas complicaciones con mayor frecuencia.

Extrusión de suturas y Dehiscencia

La eliminación de un punto puede provocar pequeños abscesos, como una espinilla grande. No es en realidad una complicación. Dehiscencia es la apertura de la herida por infección superficial de la zona o simplemente por que “la herida no cicatriza”, aunque lo más común es no hacer el reposo indicado, o incluso por extrusión de suturas. Puede requerir ser suturada nuevamente en pabellón.

Endurecimiento o Contractura Capsular: Este fenómeno es raro, y corresponde a una reacción normal del cuerpo de la paciente que produce una cubierta de colágeno cicatricial, que en ciertos casos puede contraerse, deformando el glúteo. Al tocar el glúteo se siente una protuberancia fibrosa, ocasionalmente produce dolor e incluso raras veces deformación. Las características genéticas de cada persona influyen directamente en la incidencia a producir endurecimiento de las prótesis glúteas. Es similar a la contractura capsular que producen algunas personas como reacción a las prótesis mamarias. Dado que las prótesis glúteas tienen una entrada muy pequeña, su eventual resolución es mucho más compleja, y a veces la solución puede implicar retirar las prótesis. Esto implica perder el beneficio del volumen glúteo obtenido en la operación, a lo que muy pocas pacientes están dispuestas. Lo he visto en algunas de mis pacientes.

El único tratamiento efectivo es retirar la cápsula fibrosa en una cirugía que es difícil. Lamentablemente si se reinstala una prótesis puede ocurrir nuevamente, ya que se trata de una reacción del organismo frente a cuerpos extraños, representado por la prótesis.

FIBROSIS Y RETRACCIÓN POR INYECCIÓN DE GRASA

Esta es una complicación infrecuente, pero ocasionalmente sucede que el organismo “desconoce y ataca” su propia grasa, y se producen áreas de fibrosis, o licuefacción o retracciones e irregularidades.

Lo que produce este fenómeno es su tipo de cicatrización; también debe haber observado en personas que tienen ciertas irregularidades glúteas, por las inyecciones de Penicilina que les pusieron en la niñez o en vacunas que tienen en la parte alta de los brazos. El tratamiento consiste en aplicar ultrasonido local, y eventualmente inyectar grasa propia, en las zonas deprimidas, pero puede llevar varias sesiones quirúrgicas para emparejar las depresiones.

Dr. Pedro Vidal

Dr. Pedro Vidal

Cirujano Plástico