MITO O REALIDAD: ¿DEBEMOS PRIVARNOS DEL CHOCOLATE EN SEMANA SANTA PARA PREVENIR EL ACNÉ?


Durante este fin de semana los huevitos de pascua serán nuestra principal tentación. Y con ellos, vendrá la preocupación de no subir esos kilitos de más o el temido brote de acné. Pero, ¿qué tan cierta es la relación del chocolate con la aparición de estas impurezas en nuestro rostro? Acá te lo contamos.


¿Sabías que entre 1940 y 1950 se publicaron muchos libros en donde se recomendaba evitar consumir chocolates para el adecuado tratamiento contra el acné? Según sus estudios, este alimento agravaba los problemas dérmicos y era una verdad casi irrefutable dentro de la comunidad científica de esos años.

Sin embargo, con el tiempo esta afirmación ha ido variando e incluso, algunos investigadores han llegado a establecer que no existe ninguna relación entre la aparición de acné con el consumo de chocolate.

Lo cierto es que han sido pocos los estudios realmente efectivos que evidencien esta teoría. Pero lo que sí se ha podido determinar es que sí existe una problemática entre comer chocolates en exceso y el cuidado de nuestra piel. Sin embargo, esta relación también tiene que ver con los aditivos como el azúcar y los edulcorantes añadidos en algunos chocolates, y que por lo tanto, producen mayores problemas que aquellos que son 100% cacao.

¿ES EL AZÚCAR DEL CHOCOLATE LO QUE PRODUCE ACNÉ?

Algunos expertos señalan que hay una evidencia clara de que los alimentos con alto índice glucémico pueden empeorar la enfermedad del acné. Sin embargo, este componente no sólo está presente en el chocolate, si no también en productos como el arroz, las pastas, el pan blanco y evidentemente en los dulces.

Por lo tanto, si quieres mantener tu rostro libre de estas impurezas poco atractivas, más vale que bajes tus niveles de azúcar en general, no sólo con los chocolates, y recordar que comer cosas en exceso siempre pueden generar algún tipo de alteración en nuestro organismo.

Así que tranquila, puedes comer chocolates y disfrutar de esta semana santa, pero siempre con moderación.


¿Necesitas una limpieza y renovación profunda para tu rostro?

RECUERDA QUE TENEMOS UN PACK PROMOCIONAL DE 3 SESIONES DE PEELING + 3 SESIONES GRATIS DE LUCES LEDS (para Acné o rejuvenecimiento facial).

ADEMÁS, APROVECHA UN 20% DE DESCUENTO EN LÁSER HARMONY Y UN 60% DE DESCUENTO EN MESOTERAPIA PREMIUM.


Agenda tu hora aquí.


ANEMIA: UNA ENFERMEDAD COMÚN PERO QUE DEBES CUIDAR


Esta afección causada por la falta de glóbulos rojos en nuestro organismo, puede afectarnos en cualquier período de nuestras vidas, sin embargo, su tratamiento podría ser simple dependiendo de su gravedad. ¿Sientes fatiga constante o mucho cansancio? Entonces pon ojo al siguiente artículo.


Este 17 de abril es el Día Mundial de la Hemofilia, una enfermedad causada por una mala coagulación de la sangre y que sufren cientos de personas alrededor del mundo. Si bien ésta es una de las enfermedades más severas en la sangre, existen variadas anomalías a las que debemos poner atención por nuestra salud.

La anemia, por ejemplo, es una de las más comunes. Al existir una falta de glóbulos rojos sanos que transporten un nivel adecuado de oxígeno al cuerpo, la fatiga, debilidad y cansancio se vuelven constantes. Al principio, puede parecer leve y de corta duración, pero puede agravarse si no consultamos a tiempo y a medida que aumentan sus síntomas, como por ejemplo:

  • Piel pálida o amarillenta
  • Dolor de cabeza
  • Latidos de corazón irregulares
  • Dolor en el pecho
  • Manos y pies fríos
  • Mareos o aturdimiento


Sin embargo, existen distintos tipos de anemia y con causas diferentes, como por ejemplo, haber sufrido una pérdida de sangre tras una lesión severa o durante el período de menstruación en las mujeres. Lo importante es que puedes evitarla fácilmente consumiendo una buena cantidad de hierro, además de proteínas, ácido fólico y vitamina B12.



LA ANEMIA COMO RIESGO EN UNA CIRUGÍA

Cuando se trata de una cirugía cardíaca, los resultados de la intervención podrían ser adversos. Sin embargo, aún no hay una claridad de cómo serían los resultados en una operación no cardíaca.

Por ello, es necesario que los médicos a cargo consideren un tratamiento preoperatorio de la anemia, ya que incluso la anemia leve podría constituir un riesgo en el postoperatorio.

De todas maneras, siempre se debe mantener un control y cuidado de la sangre de los pacientes antes de realizarse algún tipo de intervención, no sólo en los casos de anemia, sobre todo para aquellos procedimientos quirúrgicos donde la pérdida de sangre es importante.



Si tienes más dudas, contáctanos aquí o consulta con nuestros especialistas en Hematología.

BAJAR DE PESO SIN DIETAS: LA FÓRMULA QUE TODAS DESEAMOS


¿Es posible perder peso dejando atrás las dietas y todos esos métodos con los que no hemos logrado el resultado deseado? ¿Podemos bajar nuestra talla sin mayor esfuerzo? Aunque parezca increíble, en este artículo te enseñamos cómo hacerlo.



Estar delgadas, saludables y sentirnos a gusto con nuestro cuerpo es una de las batallas más constantes que tenemos todas las mujeres día a día, ¿o no? Luchar con una dieta estricta o con el hábito de hacer ejercicio no resulta tan fácil como parece, incluso al no lograr resultados, nos damos por vencidas sin seguir intentándolo.

Sin embargo, la Dra. Marcela Araya, directora médico de Clínica La Parva, nos da estos sencillos tips, que te ayudarán a bajar de peso sin recurrir a métodos tan estrictos.


¡NO COMAS TAN APURADA!

Si comes lentamente, le darás tiempo a las hormonas para que indiquen que ya comiste lo suficiente, por lo que te saciarás más rápido. De lo contrario, si engulles rápidamente tu comida, no les darás tiempo, por lo tanto, comerás más.


SÉ GENEROSA CON TUS HORAS DE SUEÑO

Trata de dormir siempre una hora más y evita trasnochar. Los investigadores de la Universidad de Michigan, demostraron que durmiendo menos de 7 horas aumenta el apetito. Por lo que te recomendamos respetar tus 8 ó 9 horas de sueño.


COME VERDURAS POR LAS NOCHES

Aunque a veces cueste, intenta comer bastantes verduras en la noche aliñadas con limón y hierbas.


COMIENZA TU COMIDA CON UNA SOPA

Al consumir una sopa liviana y rica en nutrientes lograrás saciarte más rápido y por ende, reducirás tu apetito, además de satisfacer tu estómago con un líquido hipocalórico y sano.


¡PUEDES COMER PIZZA! PERO…

Si vas a comer pizza, procura que la masa de ésta sea delgada, que contenga poco queso y que sea cubierta de vegetales.


¡DILE NO AL AZÚCAR!

El azúcar en sí siempre ha sido un componente enemigo de las dietas y de nuestra salud. Con el paso del tiempo, son cada vez más los estudios que así lo avalan. Por ello, evita consumirlo en bebidas u otros productos, en su lugar utiliza sustitutos como la Stevia, que te quitará esas ganas de ingerir algo dulce y que es 100% natural.


EVITA TOMAR EN VASOS ANCHOS

Prefiere beber en vasos altos y delgados, y no en bajos y anchos. Sin darte cuenta, beberás un 25% menos. (Eso sí, esto no aplica para el agua).


TOMA AGUA ANTES DE BEBER ALCOHOL

Beber agua mineral antes de beber alcohol hará que los efectos de éste en tu organismo disminuyan y también podrías sentirte más saciada. Procura que la ingesta de alcohol también sea moderado.


BEBE TÉ VERDE

Incorporar té verde en tu comidas te traerá muchos beneficios. Tiene grandes ventajas como quemador de grasas (sobre todo en el área del abdomen), además es rico en antioxidantes, lo que ayudará a que pierdas calorías.


¡ATRÉVETE CON EL YOGA!

La práctica de Yoga ayuda a equilibrar mejor tu cuerpo, a estirar tus músculos. Además nos da energía sicológica y física a través de nuestra respiración, por ende, controlas mejor tus ganas de comer.


TRATA DE COMER EN CASA

Si es posible, trata de comer en tu casa todo lo que se te apetece y que tenga menos calorías. Cuando comemos afuera, en restoranes o pubs, no podemos ver las materias primas de los alimentos que ingerimos (como aceites refritos, harinas, etc.) Además, es más tentador terminar nuestras comidas con un postre, cervezas u otro alcohol.


CONVERSA MIENTRAS COMES

Comer junto a tus seres queridos, con tu pareja o amigos, es una buena forma también para que tu comida se procese de forma más lenta y te sientas más saciado. Entre charla y charla, notarás que comerás más lento y gozarás más los alimentos.


EL COLOR AZUL COMO INHIBIDOR DE APETITO

Come en platos pequeños y mejor si son de color azul. Aunque no lo creas, este color es un supresor natural del apetito, además hace que las comidas luzcan menos apetitosas, efecto contrario que producen los colores cálidos, como el rojo o el amarillo. Puedes incluso llegar a bajar 5 a 10 kilos en un año gracias a este método.


TRATA DE NO LLENAR TU PLATO

Las porciones siempre son fundamentales a la hora de comer. Por ello, es fundamental que no llenes todo tu plato, ya que así medirás mejor lo que comes.


¡MANTENTE ACTIVA!

Naturalmente, no podemos esperar adelgazar sin mover ni un dedo y sin quemar las calorías que consumes. La actividad física siempre va a ser recomendable. No necesariamente tienes que ser una atleta, pero sí camina, baila y trata siempre de estar en movimiento.


¡Sigue estos sencillos pasos y ya verás tus resultados!

¿CÓMO RECONOCER LOS TIPOS DE INFLAMACIÓN EN NUESTRO CUERPO?

Probablemente, en más de una ocasión hemos sufrido algún tipo de inflamación que genera alerta sobre nuestro cuerpo. A veces, no sabemos a qué atribuirla y si debemos prestarle real atención o no. A continuación, el Dr. Ivo Sapunar, Gastroenterólogo de Clínica La Parva, detalla cuáles son los tipos de inflamaciones que podemos padecer y en qué casos debemos pedir ayuda profesional.


Cuando sufrimos alguna anomalía o enfermedad en particular, los cambios en ciertas zonas de nuestro cuerpo son tan notorios que actúan como el primer indicador de lo que nos está pasando. Por ello, es esencial saber distinguir qué es lo que tenemos, para saber a qué atenernos.

Por ejemplo, en algunas enfermedades como la artritis reumatoidea se percibe fácilmente a través de nuestra piel el calor, rubor, dolor y aumento de volumen que caracterizan la inflamación. Sin embargo, en otros casos es menos evidente. En las enfermedades cardíacas, en el Alzheimer y en la diabetes debemos prestar mayor atención, ya que sus inflamaciones pueden llegar a ser casi imperceptibles.

Pero, aunque no lo creas, la inflamación otras veces también es buena. Forma parte de nuestro sistema inmune, al demostrar que nuestro cuerpo está batallando para curar un daño o acabar con una infección. Ojo eso sí, porque este tipo de inflamación es de corta duración. Por lo que si se prolonga, es  signo de que algo malo está ocurriendo en tu cuerpo.

Si padeces de algún tipo de diabetes, también hay que tener algunas precauciones, ya que hay una relación entre diabetes de tipo 2 e inflamación. La obesidad gatillaría la inflamación, lo que dificulta al organismo a usar la insulina. Por eso, cuando se baja de peso se disminuye la posibilidad de tener diabetes de tipo 2.


¿QUÉ PASA SI SUFRO INFLAMACIONES CONSTANTEMENTE?


Si en el último tiempo has notado que algunas zonas de tu cuerpo se inflaman sin ningún motivo aparente, es hora de que consultes a un médico. Generalmente, las inflamaciones crónicas forman parte de muchas enfermedades, por ello es importante consultar a tiempo para saber a qué corresponde.

Por ejemplo, las personas con enfermedades cardíacas tienden a sufrir de inflamaciones en sus arterias. Según algunos investigadores, esto ocurre debido a que cuando se forma la placa arterial en la coronaria, el organismo responde con sustancias químicas inflamatorias, ya que supone que eso es un “daño” al corazón.

También existe la inflamación crónica del cerebro, sin embargo, está presente en las personas con algún tipo de demencia, especialmente en el Alzheimer. Algunos científicos no entienden el “cómo” se produce, pero la inflamación jugaría un rol activo en el desarrollo de esta enfermedad. Por ello, durante los últimos años algunos expertos están estudiando si la medicina antiinflamatoria podría ser la fórmula de frenar el desarrollo del Alzheimer.

Además, una reciente investigación sugirió que la inflamación cerebral también podría estar asociada con la fibromialgia.

Otras de las inflamaciones crónicas está ligada a la colitis ulcerosa y a la enfermedad de Crohn, ambas enfermedades inflamatorias intestinales. Éstas se producen cuando el sistema inmune ataca equivocadamente las bacterias buenas del intestino, causando una inflamación que permanece durante el tiempo.


¿QUÉ CUIDADOS DEBO TENER PARA EVITAR LA INFLAMACIÓN?


Uno de los aspectos a tener en cuenta es nuestra alimentación, ya que algunos productos que consumimos diariamente influyen directamente en la inflamación. Por ello, lo recomendable es siempre seguir una dieta mediterránea. Es decir, trata de evitar las grasas saturadas de la carne y productos lácteos, además de los alimentos procesados.

Por otra parte, es fundamental para nuestra salud mantenernos activos. Si nuestro trabajo por ejemplo, es más bien sedentario o debemos pasar muchas horas sentados frente al computador, lo recomendable es pararse de vez en cuando, caminar al menos unos 30 minutos en el trayecto a nuestro trabajo o a nuestra casa, tomar mucha agua y tratar de hacer ejercicio. Así, tendrás un buen peso y evitarás la obesidad que se relaciona con la inflamación.

Otra de los cuidados que debes considerar es el dormir la cantidad de horas adecuadas. Algunos investigadores han demostrado que aquellas personas sanas que duermen menos, también pueden tener más inflamación. Por lo que trata de que tus horas de sueño no sean menores a 4 cada noche.

Fumar cigarrillo también empeora la inflamación, por lo que recomendamos dejar el tabaco si quieres mantenerte saludable y sin complicaciones.

¿QUÉ PUEDO UTILIZAR PARA LA DESINFLAMACIÓN?


Las especias como la canela, el jengibre, clavo de olor y pimienta negra tienen efecto antiinflamatorio, por lo que recomendamos utilizarlos en tus comidas si necesita desinflamarte. También es una opción tomar antiinflamatorios recetados siempre bajo supervisión médica, para calmar la inflamación y el dolor.

El omega 3 -presente en pescados, mariscos, nueces y semillas-, también tiene efectos antiinflamatorios, al igual que aquellos alimentos ricos en Vitamina D.


¿Tienes más dudas? Consulta aquí con nuestros especialistas.



ALGUNOS TIPS DE “MENÚ SALUDABLE” PARA EL DÍA DE LA COMIDA CHILENA


Durante el mes de abril se celebra el día nacional de la comida chilena y el reconocido autor del libro “Los mitos me tienen gordo y enfermo”, Pedro Grez, junto a la doctora Marcela Araya, líderes del Centro Grez de Clínica La Parva, dan a conocer una propuesta alimenticia de menú diario para disfrutar de esta celebración con las comidas típicas de nuestra tierra.

Antes de seguir leyendo, un aspecto fundamental que debes considerar es que todo depende también de tu talla, qué tan sano está tu cuerpo y cuánto es lo que quieres bajar. A continuación, te mostraremos una serie de opciones para tu día y con productos exclusivamente de esta estación.

DESAYUNO

Por las mañanas, lo recomendable es dejar de lado el azúcar y priorizar los alimentos saludables y ricos en proteínas. Puedes elegir entre una porción de nueces o almendras, tocino, huevos (puedes comer los que quieras, dependiendo de cuánto es tu pronóstico de saciedad durante el día), leche de coco, aceite de oliva, café con crema, mantequilla y té.

En el caso del huevo puedes cocinarlos de distintas maneras para que no sea tan aburrido. Ya sea como omelette, revuelto, o con ensaladas. Otra opción es que puedes incorporar al huevo aceite de oliva o mantequilla, mezclándolo con el tocino. El pan debes dejarlo fuera durante el desayuno, pero puedes optar por hacer una masa con harina de linaza y así reemplazar esa textura del pan que tanto se extraña en las mañanas. Con esta fusión de alimentos quedarás saciado durante toda la mañana hasta la hora de almuerzo.

Gracias a las proteínas del huevo, puedes llegar con ese desayuno a las 2 ó 3 de la tarde sin hambre. Y mucho ojo, porque la clave de éste método es no pasar hambre, ya que sólo así te sentirás más tranquilo y sin ansiedad.

ALMUERZO

Priorizar comidas ricas en proteínas, como las carnes (todo tipo de carne en general), los pescados, mariscos, las ensaladas y las verduras, son fundamentales a la hora de almuerzo.

Por ejemplo, si quieres comer carne de vacuno -una carne típica de nuestras comidas-, tienes que tener en cuenta que 100 gramos de carne de vacuno tiene 17 gramos de proteína, y sólo necesitas 1 gramo de proteína por kilo de peso. Sin embargo, todo depende de cómo sea tu actividad física, si haces ejercicio por ejemplo, puedes incorporar más cantidad. Ese es un referente para que puedas medir tus porciones.

Siempre debes comer una porción razonable. Para el postre, puedes incorporar un chocolate que contenga al menos 85% de cacao.

En cuanto a los acompañamientos, puedes agregar brócoli, lechuga, berenjena o zapallo italiano. Todo el mundo de verduras y ensaladas está permitido, menos las papas. Los tubérculos en general hay que evitarlos porque se convierten en azúcar. Los tallarines y arroz también tienen azúcar, por lo que debes dejarlos fuera de tu almuerzo.

Alimentos como el choclo -que siempre solemos comer en festividades patrias y vemos en todo tipo de ensaladas-, es azúcar, al igual que las zanahorias y betarragas, por lo que también debes evitarlos.

El tomate y apio también son recomendables para tu almuerzo. Puedes hacer una rica ensalada entre ambos con brócoli, por ejemplo.

Otra idea es hacer una lasagna, a la que en vez de hacerla con masa, le pones una berenjena. La dejas cociendo hasta que esté al dente y su resultado se asimilará al de una masa. Puedes rellenarla con zapallo italiano y quedará deliciosa.

Una buena alternativa también llevar una coliflor a la “molinex” para que quede como arroz.  Después 20 minutos al microonda, lo sacas y lo puedes hacer con un pollo a la crema con mostaza. Una buena mezcla para esta época del año.

Después de eso, puedes quedar saciado o no, por lo que puedes tomar la decisión de comer cuando llega la tarde-noche.

CENA

Siempre que estés en tu talla puedes incorporar las cosas que postergaste durante el día. Es decir, todos los carbohidratos, como el arroz, el pan, los cereales, etc.

Recuerda: si quieres comer carbohidratos, dejalos siempre para la noche. Ojo eso sí que eso no implica que puedes comer en exceso, por ejemplo, si no tienes hambre toma sólo un té, no es obligación que comas carbohidratos si es que no te apetece. Además, esto varía según el programa que quieras seguir y depende de las condiciones de cada persona y qué tan rápido quieras bajar.

Los carbohidratos sólo están postergados en este método, no están prohibidos. Debido a que tomaste un desayuno y almuerzo en donde quedaste saciado, en la noche posiblemente comas pocos carbohidratos.

La clave de todo esto es que buscamos que la insulina esté abajo. Si concentras tus comidas entre 6 y 8 horas, vas a dejar todo resto del día la insulina abajo y cuando esto ocurre, tu cuerpo elimina grasa corporal.

¿No se ve difícil, no? Si tienes más dudas, contáctanos aquí.



¿Cómo cuidar tu piel en otoño? CONSEJO 5: INCORPORA ANTIOXIDANTES A TU DIETA

Nuestro cuerpo es un organismo que funciona en conjunto, por lo que todo lo que tú hagas por él influye en nuestra salud. Parte de ello es siempre mantener una buena alimentación, rica en nutrientes, que te mantengan sano. Las frutas y los vegetales que contengan antioxidantes, magensio y zinc, serán los aliados para tu piel.

Dicen por ahí, que según cómo te sientas por dentro, se proyecta por fuera y en el caso de la alimentación es una verdad muy cierta. Si complementas una buena hidratación con una dieta equilibrada, no sólo tu cuerpo te lo agradecerá, si no también tu piel.

Ante la llegada del otoño, muchas veces ocurre que la ingesta de frutas o vegetales es menor, debido a que con el frío siempre buscamos alimentos más cálidos o calóricos. Sin embargo, es ideal consumir estos productos durante todo el año. Busca incorporar a tu dieta comidas ricas en antioxidantes, vitamina C y E, magnesio y zinc.

Los arándanos, plátanos, naranjas y zanahorias son una buena opción para esta temporada, así como también los lácteos, pescados y algunas legumbres. La lista de alimentos con estos nutrientes es larga, así que no te preocupes, porque poder comerlos está al alcance de tu mano.

¡Con estos sencillos consejos podrás mantener tu piel más saludable!

¿Tienes más dudas? Consulta también con nuestros especialistas en Dermoestética de Clínica La Parva.

¿Cómo cuidar tu piel en otoño? CONSEJO 4: LIMPIA ADECUADAMENTE TU ROSTRO

Además de lavar bien tu cara y procurar sacar todo el maquillaje antes de dormir, es necesario hacer de vez en cuando un tratamiento exfoliante que purifique en profundidad tus poros, para que no sólo luzcas una piel reluciente, sino que también para que mantengas una dermis saludable.

Muchas veces por cansancio o porque no tenemos suficiente tiempo, enjuagamos nuestro rostro sólo con un poco de agua y jabón. Pero si queremos obtener buenos resultados para el cuidado de nuestra piel, es necesario que a la hora de limpiar tu rostro, tengas un poco más de paciencia y lo hagas con mayor esmero. Siempre trata de que la limpieza facial que hagas sea de manera suave y con abundante agua, que quite todos los residuos de maquillaje o impurezas.

Lo mismo ocurre con la exfoliación. Ésta se debe realizar con mucho cuidado para no provocar daños, recuerda que la piel de nuestra cara es muy sensible, por lo que se debe hacer con precaución. Una correcta exfoliación eliminará todas las células muertas de tu rostro y sentirás tu piel mucho más fresca. Para ello, nuestros especialistas de Clínica La Parva recomiendan utilizar geles exfoliantes al menos una vez por semana, o realizarse tratamientos de exfoliaciones o peelings hechos por un profesional de Cosmetología.

Si utilizas mucha base de maquillaje, delineadores o cosméticos de otro tipo, es primordial que tengas a mano un producto desmaquillante para limpiar tu rostro antes de ir a dormir. Con este producto lograrás eliminar cualquier rastro de maquillaje con mayor precisión. Si bien, a veces cuesta sacar todo el cosmético de nuestra piel, este paso es sumamente importante, ya que de lo contrario, podrías padecer la obstrucción de tus poros o provocar reacciones alérgicas cutáneas. Por ello, no olvides nunca realizar este paso antes de ir a dormir, no te tomará más de 5 minutos.

¿Cómo influye lo que comemos en nuestra piel? ¡Revisa el último paso a seguir!

¿Cómo cuidar tu piel en otoño? CONSEJO 3: UTILIZA PROTECTOR SOLAR

Siempre hemos creído que el protector solar se debe ocupar sólo en verano o cuando vamos a la playa para evitar las quemaduras del sol. Sin embargo, ante el cambio climático y con los peligros que pueden provocar los rayos UV, esto ya parece sólo un mito. El protector solar debes aplicarlo durante todo el año, aunque parezca extraño, hasta en los días nublados. ¿La razón? Te la contamos a continuación.

Utilizar este producto de manera constante, trae consigo varios beneficios que quizás no conocías. Por un lado, el protector solar evita el fotoenvejecimiento de la piel, así como también previene la aparición de manchas o pecas, y que la piel se reseque o se produzcan escamas. Por ello, es recomendable que lo apliques sobre tu rostro todos los días por la mañana, como una rutina sagrada, idealmente antes de emplear una base de maquillaje sobre tu piel, para que la proteja de los rayos solares.

Es necesario tener en cuenta que debido a lo expuesta que está la piel de nuestro rostro, se debe emplear un factor de protector solar alto, idealmente factor 50, ya que es la zona que se broncea con mayor facilidad que el resto del cuerpo y necesita más protección. Debes retocar entre 2 y 3 veces al día. Además, debes considerar que si trabajas durante gran parte del día frente a un computador, la luz de las pantallas también pueden provocar manchas, al igual que los celulares y las luces de interior, por lo que también debes aplicarte protector solar. Procura utilizarlo tanto en el rostro como en tus labios.

Otro de los grandes beneficios del uso del protector solar, además de los cuidados estéticos, es que ayuda a prevenir la aparición de cáncer en la piel, por lo que utilizarlo diariamente puede disminuir su riesgo y nos hace menos propensos a padecer signos de envejecimiento prematuro de la piel. Una combinación perfecta que debes incorporar para tu cuidado.

¿Y qué debo hacer si me maquillo? ¡Revisa nuestro cuarto consejo!

¿Cómo cuidar tu piel en otoño? CONSEJO 2: ¡EVITA DUCHAS CON AGUA MUY CALIENTE!

Ducharse durante largos minutos bajo el agua caliente por las mañanas es casi un placer culpable, ¿o no? Nos relaja al punto de que queremos permanecer ahí por horas, más cuando nos quita el frío al levantarnos. Sin embargo, y a pesar de la rica sensación que nos genera, el agua caliente no es tan amigable como parece con nuestra piel. Si gustas de las duchas calientes, ojo con este nuevo consejo que te damos.

Como ya vimos en el consejo anterior, el agua, por esencia, siempre va a ser favorable para nuestro organismo. Por eso, no confundas tomar mucha agua (ya sea caliente o fría) con la temperatura del agua que dejas escurrir sobre tu piel.

Si bien, el agua un poco más caliente sirve para abrir nuestros poros y eliminar las células muertas, a una alta temperatura podría generar mayor resequedad en tu piel. Es por ello que nuestros especialistas en Dermoestética recomiendan usar agua tibia o fría para un óptimo cuidado. Utilizando una temperatura más baja, evitamos que la dermis quede más seca y además, ayudamos a cerrar de mejor manera nuestros poros. Para ello, también puedes dejar correr un poco de agua fría o tibia sobre toda tu piel antes de terminar tu ducha y notarás cómo se siente más firme. Así que ojo, si adoras ducharte con agua casi hirviendo, más vale comenzar a bajar la temperatura si quieres mantener tu piel en buenas condiciones.

Otra de las recomendaciones que debes tener en cuenta mientras estás bajo la ducha, es evitar el excesivo uso de jabones. Claro, a veces dejan nuestra piel tan tersa que nos encanta aplicarlos en abundancia. Pero, como bien dice el dicho, todos los excesos son malos y con los jabones no hay excepción. Abusar de su uso podrían también generar resequedad en tu piel, por ello, te recomendamos que en su lugar utilices geles o aceites de baño, que mantendrán tu piel más hidratada. ¿Y qué hacer después de la ducha? Lo recomendable es tratar de no frotar tu piel muy fuerte con la toalla y si utilizas secador de pelo, procura que sea con aire tibio y a una distancia prudente de tu cara.

¿Y qué debo aplicar en mi rostro antes de salir a la calle? ¡Continúa revisando nuestro siguiente consejo!

¿Cómo cuidar tu piel en otoño? CONSEJO 1: HIDRÁTATE

Una de las partes del cuerpo que más sufre con los cambios estacionales es nuestra piel. Por ello, es sumamente importante cuidarla, especialmente nuestro rostro, que siempre está más expuesto al sol, al viento y al frío. Con estos 5 sencillos pasos que a continuación te mostramos, podrás mantener tu piel siempre saludable, sin importar si es invierno o verano.

A la mayoría nos pasa que tendemos a ingerir mayor cantidad de agua cuando hace calor o sólo en verano. Muchas veces lo hacemos porque sabemos que es una forma saludable para bajar esos kilitos de más o para no sufrir con las altas temperaturas y sentirnos bien. Sin embargo, relacionar la ingesta de agua con el cuidado de la piel no parecer ser prioridad para algunos.

Lo cierto es que si necesitas mejorar la calidad de tu dermis, mantenerte hidratada es el paso más importante y fundamental para tu cuidado. Sabemos que el consumo de agua es vital para nuestro cuerpo por todos los beneficios que trae para la salud, pero además, porque gracias a ella podemos eliminar las toxinas que se acumulan en todo nuestro organismo, las que también se liberan a través de los poros de nuestra piel. Por ello, procura beber al menos cerca de 2 litros de agua diario y poco a poco haz que se convierta en un hábito, y verás que no sólo tu piel tendrá una gran mejoría, si no que también el resto de tu cuerpo.

Según nuestros especialistas en Dermoestética de Clínica La Parva, debes siempre acompañar este consumo de agua con el uso de una crema hidratante, que sea ideal según tu tipo de piel, ya sea si tienes piel sensible, piel mixta o piel seca. Para ello, te recomendamos consultar con un especialista, para que no cometas el error de utilizar una crema equivocada que pueda dañar aún más tu tez.

¿Cuál es el siguiente paso? ¡Revísa nuestros siguientes consejos!