Cirugía Bariátrica

La Cirugía Bariátrica consiste en reducir la capacidad gástrica mediante diferentes alternativas quirúrgicas, acompañada de psicoterapia, ejercicio regular, dietas y por sobre todo un cambio en la mentalidad de la familia del paciente afectado por obesidad mórbida.

La obesidad constituye un serio problema de salud pública por sí misma y favorece enfermedades como la diabetes mellitus de tipo 2 y la hipertensión arterial. Se hacen grandes intentos para controlarla estimulando la actividad física y el consumo de una dieta hipocalórica. Pero ello no ha dado los resultados esperados y hay pacientes que deben recurrir a métodos más drásticos como la cirugía bariátrica.

Ella es la intervención quirúrgica que busca tratar la obesidad exagerada o rebelde al tratamiento convencional que produce alteraciones físicas en el aparato digestivo tendientes a reducir la absorción de alimentos y limitar la capacidad gástrica. Una de las técnicas más usadas es el Baipás Gástrico porque conlleva menos complicaciones.

Hay dos tipos de intervenciones que buscan ayudar a reducir de peso:

  • Restrictiva: cambia el tamaño del estómago a fin de reducir la cantidad que se puede comer
  • Malabsortiva: cambia la forma en que el aparato digestivo lleva a cabo su proceso, cambiando el trayecto de la comida

Otra técnica es la Manga Gástrica que reduce el volumen del estómago en forma importante.

Todas las cirugías para bajar de peso tienen algunos riesgos que pueden implicar efectos secundarios. Además, estas cirugías no obvian el seguir una dieta y hacer ejercicios.

La cirugía bariátrica está especialmente indicada en casos de obesidad mórbida que tienen un Índice de Masa Corporal (peso dividido por el cuadrado de la estatura) superior a 40.

Típicamente los pacientes que se operan de cirugía bariátrica bajan unos 20 a 40 kilos de peso, pudiendo llegar a perder en total más de 100 kilos. Esto ha transferido a la Cirugía Plástica un enorme problema, ya que la mayoría de estos pacientes creen que esta especialidad les puede devolver el aspecto físico que tenían antes de desarrollar la obesidad.

Nada puede estar más lejos de la realidad. La Cirugía Plástica puede ayudar a mejorar el aspecto global de estos pacientes, pero a un precio muy alto, que muchos de ellos prefieren ignorar: múltiples cirugías y grandes cicatrices que tendrán que aceptar a cambio de disminuir los pliegues de piel, y voluminosos delantales y colgajos cutáneos, molestos y poco estéticos.

El desafío para los Cirujanos Plásticos es enorme y hay algunos especialistas que se han enfocado a tratar a estos pacientes. Es importante centralizarlos hacia aquellos médicos que realizan regularmente estas operaciones, para así obtener el mejor resultado para los pacientes y disminuir los riesgos de cirugías largas y que requieren experiencia. Para hacer las cosas más difíciles, muchos pacientes post-bariátricos están habitualmente algo desnutridos, y la cirugía digestiva una absorción inadecuada de proteínas, fierro, dejando anemia crónica y otros problemas que dificultan la cicatrización y tienen menos resistencia a las infecciones. También es esencial recordar  que el fracaso de la cirugía bariátrica a través de los años es casi 30%. Muchos pacientes no están dispuestos a cirugía bariátricas por temor a la operación, y sorprendentemente se atreven a grandes liposucciones.

IMPLICANCIAS PSICOLÓGICAS DE LA CIRUGÍA BARIÁTRICA

La pérdida de peso de esas magnitudes también tiene implicancias psicológicas severas, y algunos de ellos sufren depresión y pérdida de la “alegría de vivir”, por lo que el apoyo de especialistas en salud mental, y de sus familias es esencial antes de embarcarse en múltiples cirugías. Es extremadamente importante conseguir que los pacientes entiendan y aterricen sus expectativas al campo de la realidad, ya que con frecuencia tienen percepciones erradas de lo que pueden obtener mediante cirugías plásticas consecutivas.

Por último deben entender y asumir los costos asociados, desde el punto de vista familiar, emocional, fisiológico pero también financiero. Necesitan ser fuertemente apoyados por psicólogos y psiquiatras, además de requerir importante apoyo familiar.

MÁS INFORMACIÓN

Dr. Patricio Lamoza

Cirujano Digestivo

Dr. Carlos Polanco

Cirujano Digestivo