¿Qué es la toxina butolínica o bótox?

Es una de las técnicas más utilizadas en la medicina estética minimamente invasiva. Paraliza controladamente la musculatura que al contraerse produce arrugas Es un tratamiento temporal que entrega un efecto «refresh»

El rostro muestra diferentes aspectos en relación con la emoción que se experimenta. Ello se debe a la acción de los numerosos músculos que se contraen en forma armónica y coordinada lo que permite el movimiento de ella. Una vez pasada la emoción, el rostro vuelve a su posición de reposo. Una cara con expresión de terror es muy diferente a una que demuestra alegría. Otra circunstancia es la de aquella en que los músculos se contraen en forma más permanente y dan una expresión diferente a la cara de lo que es habitual. Tal es el caso de las patas de gallo, la sonrisa gingival y el ceño fruncido.

Una medida terapéutica para esta última condición es la toxina botulínica producida por una bacteria que actúa localmente sobre la contracción muscular sin producir mayor efecto en el organismo. El nombre comercial más conocido es Bótox. Este no rellena arrugas, líneas ni surcos sino solamente debilita músculos produciendo una relajación de la piel. El Bótox se inyecta con agujas muy finas, sin anestesia previa y sus efectos se empiezan a notar a los pocos días y aumenta en las semanas siguientes. Su efecto dura entre 4 a 6 meses. El efecto de la toxina botulínica es variable en las personas y habitualmente los hombres requieren dosis mayores que las mujeres. Los días previos al procedimiento no hay que tomar aspirina ni recibir tratamiento anticoagulante. Es un procedimiento ambulatorio que no requiere hospitalización.

Una sonrisa gingival da mal aspecto y la relajación de la musculatura del labio superior devuelve a la cara una sonrisa normal. El ceño fruncido marca una expresión demasiado seria. Las patas de gallo anuncian a la mujer los años de arruga. Estas tres condiciones tienen un tratamiento fácil de efectuar, indoloro, que da resultados satisfactorios y un aspecto más juvenil a la cara. Además hay más zonas donde se puede aplicar este tratamiento.
Contracturas musculares del cuello, bruxismo (apretar los dientes: los pacientes apretan mucho la mandíbula durante el sueño por contracción exagerada del músculo masétero), dolores de cabeza y jaquecas, depresión endógena crónica, sudoración en axilas, manos y pies, temblor y tics nerviosos. En todos estos cuadros se observa un beneficio con las aplicaciones de Bótox.

Compra Bótox online aquí!