ALGUNOS TIPS DE “MENÚ SALUDABLE» PARA EL DÍA DE LA COMIDA CHILENA


Durante el mes de abril se celebra el día nacional de la comida chilena y el reconocido autor del libro “Los mitos me tienen gordo y enfermo”, Pedro Grez, junto a la doctora Marcela Araya, líderes del Centro Grez de Clínica La Parva, dan a conocer una propuesta alimenticia de menú diario para disfrutar de esta celebración con las comidas típicas de nuestra tierra.

Antes de seguir leyendo, un aspecto fundamental que debes considerar es que todo depende también de tu talla, qué tan sano está tu cuerpo y cuánto es lo que quieres bajar. A continuación, te mostraremos una serie de opciones para tu día y con productos exclusivamente de esta estación.

DESAYUNO

Por las mañanas, lo recomendable es dejar de lado el azúcar y priorizar los alimentos saludables y ricos en proteínas. Puedes elegir entre una porción de nueces o almendras, tocino, huevos (puedes comer los que quieras, dependiendo de cuánto es tu pronóstico de saciedad durante el día), leche de coco, aceite de oliva, café con crema, mantequilla y té.

En el caso del huevo puedes cocinarlos de distintas maneras para que no sea tan aburrido. Ya sea como omelette, revuelto, o con ensaladas. Otra opción es que puedes incorporar al huevo aceite de oliva o mantequilla, mezclándolo con el tocino. El pan debes dejarlo fuera durante el desayuno, pero puedes optar por hacer una masa con harina de linaza y así reemplazar esa textura del pan que tanto se extraña en las mañanas. Con esta fusión de alimentos quedarás saciado durante toda la mañana hasta la hora de almuerzo.

Gracias a las proteínas del huevo, puedes llegar con ese desayuno a las 2 ó 3 de la tarde sin hambre. Y mucho ojo, porque la clave de éste método es no pasar hambre, ya que sólo así te sentirás más tranquilo y sin ansiedad.

ALMUERZO

Priorizar comidas ricas en proteínas, como las carnes (todo tipo de carne en general), los pescados, mariscos, las ensaladas y las verduras, son fundamentales a la hora de almuerzo.

Por ejemplo, si quieres comer carne de vacuno -una carne típica de nuestras comidas-, tienes que tener en cuenta que 100 gramos de carne de vacuno tiene 17 gramos de proteína, y sólo necesitas 1 gramo de proteína por kilo de peso. Sin embargo, todo depende de cómo sea tu actividad física, si haces ejercicio por ejemplo, puedes incorporar más cantidad. Ese es un referente para que puedas medir tus porciones.

Siempre debes comer una porción razonable. Para el postre, puedes incorporar un chocolate que contenga al menos 85% de cacao.

En cuanto a los acompañamientos, puedes agregar brócoli, lechuga, berenjena o zapallo italiano. Todo el mundo de verduras y ensaladas está permitido, menos las papas. Los tubérculos en general hay que evitarlos porque se convierten en azúcar. Los tallarines y arroz también tienen azúcar, por lo que debes dejarlos fuera de tu almuerzo.

Alimentos como el choclo -que siempre solemos comer en festividades patrias y vemos en todo tipo de ensaladas-, es azúcar, al igual que las zanahorias y betarragas, por lo que también debes evitarlos.

El tomate y apio también son recomendables para tu almuerzo. Puedes hacer una rica ensalada entre ambos con brócoli, por ejemplo.

Otra idea es hacer una lasagna, a la que en vez de hacerla con masa, le pones una berenjena. La dejas cociendo hasta que esté al dente y su resultado se asimilará al de una masa. Puedes rellenarla con zapallo italiano y quedará deliciosa.

Una buena alternativa también llevar una coliflor a la “molinex” para que quede como arroz.  Después 20 minutos al microonda, lo sacas y lo puedes hacer con un pollo a la crema con mostaza. Una buena mezcla para esta época del año.

Después de eso, puedes quedar saciado o no, por lo que puedes tomar la decisión de comer cuando llega la tarde-noche.

CENA

Siempre que estés en tu talla puedes incorporar las cosas que postergaste durante el día. Es decir, todos los carbohidratos, como el arroz, el pan, los cereales, etc.

Recuerda: si quieres comer carbohidratos, dejalos siempre para la noche. Ojo eso sí que eso no implica que puedes comer en exceso, por ejemplo, si no tienes hambre toma sólo un té, no es obligación que comas carbohidratos si es que no te apetece. Además, esto varía según el programa que quieras seguir y depende de las condiciones de cada persona y qué tan rápido quieras bajar.

Los carbohidratos sólo están postergados en este método, no están prohibidos. Debido a que tomaste un desayuno y almuerzo en donde quedaste saciado, en la noche posiblemente comas pocos carbohidratos.

La clave de todo esto es que buscamos que la insulina esté abajo. Si concentras tus comidas entre 6 y 8 horas, vas a dejar todo resto del día la insulina abajo y cuando esto ocurre, tu cuerpo elimina grasa corporal.

¿No se ve difícil, no? Si tienes más dudas, contáctanos aquí.