Avda. Las Condes 13.305, Santiago, Chile.

Horario : Lun a Vie: 9 a 20 hrs, Sáb: 9 a 14 hrs.
  Teléfono : +56222071125

Testimonio Paciente. Reducción Mamaria. Josefina*, 40 años.

Es una decisión importante en tu vida pero no difícil. El vivir tantos años con una complejidad física es abrumador, no tan solo me afectaba mi autoestima, sino que también afectaba mi estilo de vida.
Por mucho tiempo yo misma me auto convencía que mis mamas no eran considerablemente grandes…pero llegaban aquellos instantes en donde tenía que ir de compras. Muchas prendas bellas y delicadas no encajaban en mi cuerpo, por que no me gustaba lo que veía en el espejo. Frustrante y triste me sentía cada vez que se repetía la ocasión. Los dolores en mi espalda se intensificaban cada vez más y yo lo único que quería con desesperación era prácticamente quitarme todo lo que tenía… Siempre anhelaba el poder utilizar bella ropa y sentirme feliz, conforme, bella y sana conmigo misma, hasta que llegó el día.
En lo personal era algo inalcanzable, algo que solo podía suceder en la televisión, pero no fue así, desde el primer día en que conocí al Doctor Pedro Vidal y a su enfermera Catalina, mi vida cambió. El tiempo pasó demasiado rápido, las cosas fueron fluyendo y cada vez me sentía aún más segura de la decisión que había tomado.
Permanecía la tranquilidad y paz en mi alma, porque sabía que todo resultaría bien; la información, apoyo y afecto que entrega el equipo de profesionales es inigualable.
Inquietante es saber cómo quedarás, las dudas e ideas comienzan a “florecer”. Y llega el día…Desde el primer momento se refleja en las enfermeras una calidez en su atención y una simpatía única en el Doctor. De un momento a otro me observo y parecía un mapa de tantas marcas que habían en mi cuerpo, pero en el fondo me di cuenta del gran cambio que se venía aproximando en mi vida. Sucedió y no me arrepiento en lo absoluto.
A pesar de tener pocas semanas desde mi intervención, los resultados son visibles y espectaculares. Prendas que en años no me quedaban, de un instante a otro volvieron a encajar en mí.

Felicidad con mi cuerpo.
Alegría y gozo infinito en mi alma.
Todo esto otorga el Doctor Pedro Vidal y su equipo de profesionales, desde el primer momento en que cruzas aquella puerta…

Josefina S.*