REJUVENECIMIENTO DE MANOS: DILE ADIÓS A LAS VENAS PROMINENTES


Algunas personas suelen tener en el dorso de sus manos venas muy sobresalientes y con un aspecto quizás no muy agradable. Venas que no precisamente se tratan de várices o de algún tipo de patología en general, y que comúnmente son más notorias en pieles claras. ¿Cómo resolver este problema? A continuación te contamos.

Con el paso del tiempo o por factores genéticos, las manos y especialmente el dorso de ellas comienzan a tomar un aspecto muy envejecido con la edad, incluso en mujeres relativamente jóvenes. Las venas se hacen prominentes y se generan surcos intermetacarpianos, generando un aspecto poco estético y saludable. Las manos comienzan a verse muy flacas o “huesudas”, con venas más anchas y muy notorias.

Para ello, el cirujano y Flebólogo de Clínica La Parva, Dr. Alejandro Cabrera, quien cuenta con una destacada y larga trayectoria en Flebología, ofrece uno de los tratamientos más eficaces para tratar este problema: el “rejuvenecimiento de manos”.

El procedimiento es llamado técnicamente como Escleroterapia Química de las venas del dorso de las manos. Este tratamiento consiste en introducir inyecciones de una sustancia química (esclerosante) que las sella y por ende, se vuelven más imperceptibles.

La inyección es indolora, ya que se realiza bajo un sistema moderno llamado Cooler de aire frío, que enfría la piel y la hace insensible. Toma aproximadamente 15 minutos y es totalmente ambulatoria.

Posteriormente a la inyección, se pone una especie de parche acolchado en el dorso de la mano, no un vendaje. Así, la mano queda útil para actividades habituales, sin embargo, se recomienda no realizar ejercicio físico con las manos tras la intervención. A las 48 hrs. se puede extraer este «semivendaje» y puede utilizar sus manos con total normalidad y sin dolor o molestias.

Generalmente se debe realizar una mano primero y en un par de días después, la otra. Los beneficios de la  escleroterapia es que no es tan invasiva como una cirugía, no requiere una estadía en el hospital y permite un regreso rápido al trabajo y a las actividades cotidianas. Además, la escleroterapia puede reducir los síntomas y mejorar el aspecto de la piel.



¿Te interesa saber más detalles? Agenda una evaluación aquí.