Ondas de Choque

Ondas de choque

Son vibraciones que viajan a través del cuerpo desde capas superficiales a las más profundas, donde se encuentra “celulitis”. Éstas producen una rotura del tejido fibroso responsable de la apariencia de la “piel de naranja”, un problema con el que conviven a diario, en menor o mayor grado, el 97% de las mujeres adultas en Chile.

AGENDA TU HORA AQUÍ

Las ondas de choque  son ondas acústicas de pulso único que alcanzan una presión muy alta en muy poco tiempo. La energía cinética del proyectil, generada por el aire comprimido, adentrándose en el tejido promoviendo la regeneración y procesos reparativos de tejidos blandos. 

El tratamiento busca, en el caso de la celulitis, la ruptura parcial de los tejidos fibrosos causantes del aspecto de la piel. Tienen la capacidad de propagarse por los tejidos y su efecto mecánico produce una cascada de beneficios en las estructuras tisulares como la generación de factores de crecimiento favorece la regeneración de la piel, los nuevos vasos sanguíneos mejoran la microcirculación de la zona, la permeabilidad de la membrana celular permite liberar los ácidos grasos de los adipocitos, estimulación del sistema linfático ayuda a eliminar líquidos y toxinas

Las ondas de choque obtienen mejores resultados en determinados tipos de celulitis, principalmente en la celulitis fibrosa, aunque también puede ser interesante aplicarlas en algunos casos de celulitis edematosa.

La celulitis fibrosa es un tipo de celulitis dura al tacto, que no se puede pellizcar y que puede resultar dolorosa. Presenta hoyuelos definidos y suele localizarse en glúteos, cartucheras y muslos.

La celulitis edematosa es viscosa al tacto y presenta un aspecto de piecl acolchada, que suele estar vinculada a la retención de líquidos.

Para determinar si las ondas de choque son el tratamiento más adecuado para cada caso, es imprescindible un buen diagnóstico del tipo de celulitis que presenta cada paciente, así como de otros problemas estéticos asociados, como pueden ser la flacidez o la acumulación de grasa localizada.

Se puede aplicar el tratamiento en:

  • Brazos
  • Abdomen
  • Muslos
  • Glúteos

¿Qué personas no son aptas para el tratamiento?

Personas embarazadas, insuficiencia venosa o con trastorno de coagulación.

¿Cuándo se ven los resultados?

Los resultados se comienzan a ver desde la 4o sesión, de un total de 10 a 15 sesiones.

¿Cuánto dura la sesión?

Aproximadamente 60 minutos, dependiendo la cantidad de zonas a tratar.

Cuidados post tratamiento.

  • Beber al menos 2 litros de agua diarios.
  • Dieta equilibrada.
  • Reducir ingesta de sal.
  • Hacer ejercicio regular.

AGENDA TU HORA AQUÍ