La fibromialgia y el uso de la cámara hiperbárica para tratar el dolor

En los últimos años se han venido realizando distintos estudios que demuestran los efectos positivos de la medicina hiperbárica en el tratamiento de la fibromialgia, mejorando así la calidad de vida de los pacientes que sufren esta enfermedad.

En Clínica La Parva tenemos a tu disposición este efectivo tratamiento que consiste en distintas sesiones de oxigenación. El paciente se acuesta dentro de una cámara hiperbárica donde es sometido a una presión atmosférica superior a lo normal, respirando oxígeno puro. Esto logra que el cuerpo acelere procesos curativos del organismo y desarrollo del cerebro.

Si deseas obtener mayor información, no dudes en contactar a nuestro equipo médico aquí.

¡Ellos estarán dispuestos a ayudarte!

La fibromialgia es una enfermedad que se manifiesta por dolor en los músculos, ligamentos y tendones. El paciente siente un dolor músculo-esquelético generalizado.  

Como no existen pruebas de laboratorio que puedan detectarla, es una condición difícil de diagnosticar. Una manera en que los doctores intentan reducir su diagnóstico es ejerciendo presión sobre 18 puntos de dolor ubicados en todo el cuerpo y descartando otro tipo de enfermedades.

Como se trata de una anomalía en la percepción del dolor, el malestar se percibe como dolorosos estímulos que normalmente no lo son. Es común escuchar decir al paciente: “me duele todo”.

Esta enfermedad, cuya causa es desconocida, no tiene curación definitiva y su tratamiento va dirigido más bien a disminuir los síntomas. Para esto las terapias van dirigidas a disminuir el dolor, mejorar la función cognitiva, disminuir la fatiga e incrementar la capacidad física. La idea es conseguir reducir el número de puntos dolorosos y mejorar el umbral del dolor, disminuir la cefalea y los síntomas digestivos asociados.

¿En qué consiste la terapia?

La medicina hiperbárica se ha planteado como un aporte al tratamiento de esta enfermedad. Esta terapia produce una hiperoxia en el organismo (alta concentración de oxígeno en la sangre),  obteniendo los siguientes efectos fisiológicos:

  • Produce vasoconstricción de las pequeñas arterias lo que desinflama el tejido.
  • Estimula la formación de vasos sanguíneos acelerando el proceso de cicatrización.
  • Favorece la osteogénesis y reparación ósea.
  • Estimula la síntesis de colágeno y la inmunidad celular
  • Mejora la recuperación de los nervios periféricos y la circulación cerebral.

El objetivo de esta terapia es aportar grandes cantidades de oxígeno a la sangre para que todas las células del organismo reciban una dosis adecuada de oxígeno.

El paciente respira oxígeno de alta concentración en el interior de una cámara hermética a una presión superior a la atmosférica normal.  De esta forma la sangre eleva su contenido de oxígeno y al llegar a los tejidos entrega más oxígeno que lo habitual.

Es recomendable que su uso sea supervisado por un profesional de la salud, pues existen algunas condiciones específicas en las cuales está contraindicado el uso de éstas, por ejemplo, problemas al oído o claustrofobia por mencionar algunas más comunes.

Beneficios

  • Capacidad antiinflamatoria
  • Acelera la recuperación de lesiones articulares, ligamentosas, musculares y nerviosas.
  • Favorece la cicatrización y aumenta la capacidad bactericida.  
  • Estimula la reparación de tejidos nerviosos.
  • Influye sobre algunos neurotransmisores.
  • Aumenta el flujo sanguíneo cerebral.
  • Influye en la recuperación de varias patologías neurológicas mejorando su capacidad de recuperación.

El fundamento de este tratamiento radica en la ley de Henry: “Los gases se diluyen en los líquidos cuando están sometidos a presión”.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público.