BAJAR DE PESO SIN DIETAS: LA FÓRMULA QUE TODAS DESEAMOS


¿Es posible perder peso dejando atrás las dietas y todos esos métodos con los que no hemos logrado el resultado deseado? ¿Podemos bajar nuestra talla sin mayor esfuerzo? Aunque parezca increíble, en este artículo te enseñamos cómo hacerlo.



Estar delgadas, saludables y sentirnos a gusto con nuestro cuerpo es una de las batallas más constantes que tenemos todas las mujeres día a día, ¿o no? Luchar con una dieta estricta o con el hábito de hacer ejercicio no resulta tan fácil como parece, incluso al no lograr resultados, nos damos por vencidas sin seguir intentándolo.

Sin embargo, la Dra. Marcela Araya, directora médico de Clínica La Parva, nos da estos sencillos tips, que te ayudarán a bajar de peso sin recurrir a métodos tan estrictos.


¡NO COMAS TAN APURADA!

Si comes lentamente, le darás tiempo a las hormonas para que indiquen que ya comiste lo suficiente, por lo que te saciarás más rápido. De lo contrario, si engulles rápidamente tu comida, no les darás tiempo, por lo tanto, comerás más.


SÉ GENEROSA CON TUS HORAS DE SUEÑO

Trata de dormir siempre una hora más y evita trasnochar. Los investigadores de la Universidad de Michigan, demostraron que durmiendo menos de 7 horas aumenta el apetito. Por lo que te recomendamos respetar tus 8 ó 9 horas de sueño.


COME VERDURAS POR LAS NOCHES

Aunque a veces cueste, intenta comer bastantes verduras en la noche aliñadas con limón y hierbas.


COMIENZA TU COMIDA CON UNA SOPA

Al consumir una sopa liviana y rica en nutrientes lograrás saciarte más rápido y por ende, reducirás tu apetito, además de satisfacer tu estómago con un líquido hipocalórico y sano.


¡PUEDES COMER PIZZA! PERO…

Si vas a comer pizza, procura que la masa de ésta sea delgada, que contenga poco queso y que sea cubierta de vegetales.


¡DILE NO AL AZÚCAR!

El azúcar en sí siempre ha sido un componente enemigo de las dietas y de nuestra salud. Con el paso del tiempo, son cada vez más los estudios que así lo avalan. Por ello, evita consumirlo en bebidas u otros productos, en su lugar utiliza sustitutos como la Stevia, que te quitará esas ganas de ingerir algo dulce y que es 100% natural.


EVITA TOMAR EN VASOS ANCHOS

Prefiere beber en vasos altos y delgados, y no en bajos y anchos. Sin darte cuenta, beberás un 25% menos. (Eso sí, esto no aplica para el agua).


TOMA AGUA ANTES DE BEBER ALCOHOL

Beber agua mineral antes de beber alcohol hará que los efectos de éste en tu organismo disminuyan y también podrías sentirte más saciada. Procura que la ingesta de alcohol también sea moderado.


BEBE TÉ VERDE

Incorporar té verde en tu comidas te traerá muchos beneficios. Tiene grandes ventajas como quemador de grasas (sobre todo en el área del abdomen), además es rico en antioxidantes, lo que ayudará a que pierdas calorías.


¡ATRÉVETE CON EL YOGA!

La práctica de Yoga ayuda a equilibrar mejor tu cuerpo, a estirar tus músculos. Además nos da energía sicológica y física a través de nuestra respiración, por ende, controlas mejor tus ganas de comer.


TRATA DE COMER EN CASA

Si es posible, trata de comer en tu casa todo lo que se te apetece y que tenga menos calorías. Cuando comemos afuera, en restoranes o pubs, no podemos ver las materias primas de los alimentos que ingerimos (como aceites refritos, harinas, etc.) Además, es más tentador terminar nuestras comidas con un postre, cervezas u otro alcohol.


CONVERSA MIENTRAS COMES

Comer junto a tus seres queridos, con tu pareja o amigos, es una buena forma también para que tu comida se procese de forma más lenta y te sientas más saciado. Entre charla y charla, notarás que comerás más lento y gozarás más los alimentos.


EL COLOR AZUL COMO INHIBIDOR DE APETITO

Come en platos pequeños y mejor si son de color azul. Aunque no lo creas, este color es un supresor natural del apetito, además hace que las comidas luzcan menos apetitosas, efecto contrario que producen los colores cálidos, como el rojo o el amarillo. Puedes incluso llegar a bajar 5 a 10 kilos en un año gracias a este método.


TRATA DE NO LLENAR TU PLATO

Las porciones siempre son fundamentales a la hora de comer. Por ello, es fundamental que no llenes todo tu plato, ya que así medirás mejor lo que comes.


¡MANTENTE ACTIVA!

Naturalmente, no podemos esperar adelgazar sin mover ni un dedo y sin quemar las calorías que consumes. La actividad física siempre va a ser recomendable. No necesariamente tienes que ser una atleta, pero sí camina, baila y trata siempre de estar en movimiento.


¡Sigue estos sencillos pasos y ya verás tus resultados!